Bound Together: julio 2013

Páginas vistas en total

Páginas vistas en total

jueves, 25 de julio de 2013

Capitulo 1 Bound Together


Narra Lydia

Aquí me encuentro revolviendo el armario tratando de buscar un vestido para ponerme, todo por dejarme convencer por Ángela para ir esta noche a no se qué fiesta, aún no estaba muy convencida de ir pero no podía dejarla ir sola. Ella me había rogado y suplicado que la acompañase porque su madre no la dejaba ir sola. Sonó el timbre y salí a recibir a Ángela. Iba así:http://www.polyvore.com/vestido_angela_capitulo/set?id=89213167
-¿Todavía estás así?- dijo frunciendo el ceño, me cogió de la mano y me llevó a mi habitación.-Hay que ir de negro.-dijo más para ella misma que para mi. Revolvió mi armario y al fin se decidió.
-Espero que no des mucho el cante...-dijo mordiéndose el labio.
-Em... Si quieres no voy...-dije cruzando los brazos.
-¡Pues claro que quiero!-dijo con una sonrisa demasiado deslumbrante.
Después de media hora terminé de prepararme, y Ángela inspeccionó su trabajo.
-Bien... Podemos irnos... Es una suerte que estés sola en casa...
-Ya...-dije no muy convencida.
Nos subimos a su coche, tuvo que quitarse los tacones para conducir, llegamos a el centro y nos dirigimos a nuestro destino; la inauguración de la nueva discoteca de la ciudad. Desde luego era enorme, y por encima de todo parecía estar lleno de la juventud más rica de los alrededores.
-¿Seguro que nos dejan entrar..? -pregunté.
-Claro, tengo un amigo muy majo trabajando aquí... Pero tenemos que entrar por otro sitio...
Tuvimos que dejar el coche unas cuantas calles más lejos, porque todo estaba lleno.
Ángela se puso a hablar por teléfono con el que parecía ser su amigo. Después de una larga caminata llegamos a la parte de atrás del local donde se encontraban varios contenedores de basura que apestaban.
Llegamos a una pequeña puerta y Ángela la golpeó con delicadeza. Un chico bastante alto, moreno y de ojos pardos abrió y abrazó a Ángela levantándola del suelo.
-Hola Logan- lo saludó-mira, esta es la chica de la que te hablé. Lydia, este es Logan, gracias a el podemos entrar.
Se me acercó y le di dos besos.
-Encantada.-dije.
-Lo mismo digo. Seguidme chicas.-entramos por un pasillo estrecho y Logan nos puso una pulsera.
-¿Guapo eh?-me susurró Ángela al oído.- ligatelo.
-No se... -dije pero la verdad es que el chico era muy guapo, no podía negárselo.
-Es buena gente, tranquila.-volvió a cogerme de la mano y tiró de mi para ir más rapido.
-Salid por aquí y no llaméis mucho la atención ¿De acuerdo?-dijo Logan, asentimos y entramos a la sala de baile por una puerta escondida entre cortinas. Salimos a una gran pista de baile lleno de chicas y chicos bailando.
-Ven-dijo Ángela tirando de nuevo de mi.
Me llevó a la barra y nos pidió unas copas.
-Para que te tranquilices.-dice entregándome una copa. Me la tomé poco a poco mientras ella se tomaba la suya. Pidió otra ronda a el camarero y me entregó el vaso.
Miró al escenario un poco nerviosa, como esperando algo.
-Venga, bebe-dice tomándose la suya, le hago caso, este estaba más cargado y noto un poco de mareo.-mira ese chico-dice señalando a un rubio que me miraba con una sonrisa-no te quita el ojo, podrías liarte con el.
-No puedo... Me da vergüenza...-digo poniéndome roja. Pide otra ronda al camarero.
-Para que se te quite la vergüenza.-me entrega el vaso vuelve a mirar el escenario.
Unos minutos después me encuentro en la pista de baile con Ángela terminando mi vaso. Las piernas me empiezan ya a fallar un poco y sé que tengo que empezar a controlarme.
Entonces las cortinas del escenario se abren y Ángela sonríe.
-Tengo que irme un momento...-dice alejándose-después vuelvo a por ti.
Me quedé plantada en el sitio y al momento siento un dedo jugueteando con mi pelo, me doy la vuelta y veo al chico rubio de antes. Me sonríe alzando una ceja.
-Hola soy Mikel.-dice mirándome de arriba a abajo.
-Hola... Soy Lydia.-digo.
-Bonito nombre...¿Una copa?-dice entregándome un vaso.
-No se si debo... Ya llevo tres.
-Por una más no te va a pasar nada...-dice y asiento dándole un trago. Enseguida noto el efecto del alcohol.-¿Bailas? -pregunta ofreciéndome su mano, me tomo el resto de la copa y se la cojo. Me guía hasta el centro de la pista y posa sus manos en mis caderas, me pega a el y me susurra al oído mientras me mueve al ritmo de la música.-sabes... Eres muy guapa...-dice enterrando la cara en mi pelo. Estoy muy tensa y mareada, no sé que hacer. Noto sus manos recorriendo mi espalda hacia abajo llegando a mi culo, y como una tonta río en lugar de apartar sus manos de mi. Me paga más a el y me besa el cuello me tenso más y parece que se da cuenta.
-Voy a buscarte algo de beber.-dice y me deja allí, subo la mirada y veo al grupo que está actuando, pero estoy tan mareada que no lo reconozco. Al instante vuelve Mikel con dos copas, la suya casi terminada, me entrega la otra y me la bebo casi sin darme cuenta. Mikel tira su vaso vacío al suelo y yo lo imito. Al poco tiempo y sin darme cuenta tengo su lengua dentro de mi boca en un beso voraz y sus manos me recorren entera.
-Voy a por una copa...-digo apartándome de él y dirigiéndome a la barra-ahora vuelvo.
Pido una copa al camarero y me la bebo, me río al instante pensando en las pintas que llevo, le sonrío al camarero que es bastante guapo, o eso creo porque lo veo todo borroso. Me doy la vuelta y me dirijo a baño, pero un chico con el pelo negro me coge de la mano entre risas con unos amigos.
-A dónde crees que vas preciosidad... Creo que te conozco...-dice tirando de mi hacia el.
-Quizás de tus sueños...-digo intentando separarme de el. Los amigos ríen y no sé el por qué yo también.
-Puede ser...-dice y me besa mordiéndome el labio, le paso los brazos por el cuello y me pego a él. El chico ríe entre mis labios y yo siento una voz dentro de mi diciendo que me vaya, la ignoro y sigo a lo mío. Entonces siento una mano que me separa de el y observo a una Ángela sonriente.
-Lo siento chico... Pero me la llevo...-dice agarrándome del brazo y la sigo tambaleándome.
-Eres una zorra...-digo entre un llanto risa-me lo estaba pasando muy bien...
-Te llevo con algo mejor... ¿Cuánto has bebido?-pregunta.
-Unas cuantas... Copas...-digo.
-Echame el aliento- le hago caso y ella arruga la nariz-apestas a alcohol... Toma-dice entregándome un caramelo de menta, me lo como.
Me lleva a el pasillo por el que entramos al local, está prácticamente vacío. Me guía por el largo pasillo hasta una habitación.
Me siento mareada a más no poder. Entramos en la habitación, solo veo a dos chicos, uno creo que era el que nos recibió al principio de la noche... No recordaba su nombre.
-Hola chicos... Aquí la tengo por fin... -dice Ángela entre risas.-¿Crees que puedes llevártela a tu casa Logan? No está en condiciones de volver a la suya...
-Con mucho gusto...-dice Logan pasándome un brazo por mis hombros. Salimos de la habitación e intento de seguir el paso de Logan.-espera..-dice sacando las llaves de un bolsillo. Abre la puerta por la que entramos al principio de la noche. Me abrazo a mi misma por el frío que me azota al salir.
-Así llegaremos antes...-dice cogiéndome en brazos y me mareo aún más cuando me levanta del suelo. Llegamos a un pequeño apartamento y me deja en el suelo para abrir la puerta. Entramos dentro.-¿Tienes frío?-dice con una sonrisa felina.
-Si...-contesto, ahora lo que quiero es entrar en calor y dormir dos días enteros.
-Ahora mismo lo soluciono...-dice tirándome de mi hacia lo que parece su dormitorio. Lo último que recuerdo es a el besándome y tirándome sobre la cama.






Narra Almu

Y aquí estamos una de mis mejores amigas y yo de campamento en medio de ninguna parte.
-Yo no sé como consigues convencerme para hacer estas cosas...-me dice Mery.
-Con mi encanto natural y alguna que otra amenaza.-digo guiñándole un ojo.
-Más de lo segundo que de lo primero te lo aseguro...-dice entre susurros.
-¿Qué has dicho? -digo en tono amenazante.
-Que cuando llegan los monitores-dice y reímos.
-Espero que pronto...-digo- lo que quiero es montar mi tienda y comer algo ya.
Parecíamos hermanas, habíamos decidido comprarnos camisetas a juego y ponérnoslas en el campamento , sino te fijabas es que María me sacaba más de una cabeza que ella tiene el pelo negro y yo rubio y yo los ojos claros y ella marrones.
Me quité la mochila y la tiré al suelo harta de esperar.
-Viva la puntualidad...-digo sentándome en el suelo.
-Y vivan los monitores buenorros...-dice Maria señalando una furgonetas que se dirigía hacia nosotras. Aparcó justo delante de nosotras y se bajaron 3 chicos no mucho mas mayores que nosotras.
-Pellizcame...-digo mirándolos embobada. Mery me pellizcó y retorció dejándome un moratón.-¡Bestia!
-Tu me lo has pedido.-dice riendo.
-Hey chicas, ¿Qué hacéis aquí?-pregunta el moreno más alto.
-Venimos al campamento.-respondo.
-Son las que nos faltaban Jake...-le dice el rubio a el moreno más alto.-chicas, no era aquí donde os recogíamos. Os habéis perdido. Anda, subid... El resto del grupo nos espera.
Recojo la mochila y me pongo en pié, me sacudo los pantalones, subimos al maletero las maletas y me siento al lado del rubio.
-¿Y vosotras sois..?-dice el moreno más bajo.
-María y ella es Almu.-dice Mery.
-Yo soy Austin-dice el rubio.
-Yo Jake y este es Ben.- dijo el más alto señalando a el más bajo.
Jake, el que conducía nos llevó hasta donde se encontraban los demás, que al final resultaron ser 3 chicas mas que parecían ser más o menos de nuestra edad.
Nos bajamos y nos presentamos.
-Hola, soy Marina- dijo una chica rubia con el pelo rizado con ojos marrones y de estatura media.
-Yo Alice-dijo una chica rubia oxigena de ojos color miel.
-Y yo soy Meredith-dijo la ultima chica, tenía el pelo negro azabache, rizado y le llegaba a la mitad de la espalda, más o menos como yo, sus ojos eran de un color azul que no podían ser naturales, seguro que eran lentillas.
Marina parecía apartada de esas dos, creo que no venían juntas.
-Pues ahora tenemos que ir a los bungaloos, se nos hace tarde y tenéis que instalaros.
Llegamos al camping y fuimos a ver donde dormiríamos. Llegamos a lo que sería nuestro hogar durante una semana.
-Hay tres cabañas-nos dice Austin- dos grandes y una pequeña,¿Cómo os agruparéis?
-Nosotras dos queremos una grande-dice Alice.
Marina se veía algo sola así que decidimos que se viniese con nosotras.
-Lo siento, pero la pequeña solo tiene dos camas.-dice Jake.-nosotros cogemos una grande y ellas tres la otra.
-Pero...-dice Alice haciendo pucheros.-¿Y si Marina se viene con nosotras?
-No, voy con ellas-dice Marina señalándonos.
-Déjalo Alice, no te quejes tanto, pareces una niña pequeña-dice Meredith.
-Bien, las duchas son comunes, pero tenéis un baño en cada cabaña-informa Ben.
Asentimos todas al unísono.
-Os dejamos un par de horas para ponerlo todo en orden y después venimos a buscaros.-dice Jake.-tomad las llaves.-nos entrega una llave por cabaña.
Me doy la vuelta y sonrío con triunfo, he conseguido quedarme con las llaves para disgusto de Mery.
-Eres un desastre, verás como las pierdes-dice negando con la cabeza.
-Ya verás que no...-dije metiéndomela en el bolsillo.
-¿Qué te apuestas?-le digo.
-mmm... Si las pierdes vienes durante una semana a hacerme la cama a mi apartamento.
-Pues si tu pierdes, vienes a fregar los platos una semana.
-Pero si tenéis lavavajillas... -dice extrañada.
-Ya, pero se ha estropeado, así que vete preparando...-dije maliciosamente.
-Bueno, acepto porque sé que vas a perder...
-Pues vale...-digo y me doy la vuelta para coger la maleta. Después de media hora de intentos de abrir la puerta de la cabaña lo consigo y entramos. No está tan mal... Hay una litera y una cama suelta un poco más grande, pegado a la pared hay un armario de tres puertas y un pequeño cubículo donde debe estar el baño. Me lanzo sobre la cama grande antes de que me la quiten.
-Me dan miedo las alturas y que alguien duerma en una cama encima de mi, lo siento.-digo poniendo falsas excusas.
-Claro..-dice Mery.-me pido abajo.
-Pues yo duermo arriba-dice Marina.
Abro la maleta, prácticamente he metido de todo por si acaso, vale, quizá me he pasado un poco...
-¿Te piensas mudar?-se burla Mery.
-Tu riete... Pero pueden ocurrir algún imprevisto...
-¿Va a venir un lobo y le vas a tirar la maleta a la cabeza?
-Puede ser...-digo y empiezo a sacar los zapatos de la maleta.
Cuando terminamos de organizarnos decido decorar un poco nuestra casita temporal. Me subo sobre la litera y quito la bombilla, saco un pintauñas azul turquesa y pinto la bombilla. Esperamos unos minutos que se seque y volvemos a ponerla, encendemos la luz y la verdad es que ha quedado como quería.
-A quedado muy bien...-dice Marina, parece que va cogiendo más confianza con nosotras.
-¿Podemos ir a dar una vuelta?-pregunta Mery.
-Por mi vale-digo encogiéndome de hombros.
Marina asintió con la cabeza, así que salimos.
Nos recorrimos gran parte del camping, que resulta que tiene piscina.
-Porque no habré leído el folleto...-dice Maria.
-Pues yo lo he leído y me he traído bañador.-dije riendo.
-¿No sabes leer Maria?-pregunta Marina.
Mery se quedó con cara de poker y yo me empecé a reír.
-Has dado en el clavo.-digo entre risas.
-...-Mery seguía sin saber que decir. Pone cara de cachorrito.-ya tengo a dos rubias en contra mía...
-Se lleva en el pelo...-digo guiñándole el ojo.
-¿Dónde está el baño público?-dice Maria.
-¿Para qué?-pregunto.
-Es porque le gusta el aire que corre allí...Sin ofender.-dice Marina y yo vuelvo a reír, cada vez me cae mejor. María pone su intento de mirada asesina.-no tengo nada en contra de eso... De hecho a mi también me gusta...

Después de ir al baño seguimos dando vueltas y llegamos a las cachas de baloncesto, allí se encuentran unos chicos jugando y a Maria y a mi se nos cae la baba.
-Oh, vamos no son para tanto...-dice Marina y de repente uno se quita la camiseta.-ay madre de Dios...-susurra con la boca abierta. De repente uno se da la vuelta y ríe con nuestras caras. Nos señala y llama a los otros, se dan la vuelta y nos da el tiempo justo para quitar la cara de violadoras del bosque.
-Eh, vosotras-grita uno.
-¿Qué?-le grita de vuelta Marina.
-¿Jugáis? -vuelve a gritarnos.
-¡No!-grita Maria.
-¡Si!-grito yo a la vez.
Las agarro y tiro de ellas con esfuerzo.
-Hola-digo, la verdad es que son más altos de lo que pensaba. Tengo que levantar al máximo la cabeza para mirarlos a los ojos.
-¿Quiénes sois?-nos dice el que se quitó la camiseta. Tiene el pelo rubio arena y los ojos verde.
-Soy Almu-digo.
-Yo Josh.-dice guiñándome un ojo y por poco me caigo de culo.
-Esa baba...- me dice Marina dándome un codazo.-yo soy Marina.
-Yo soy Alex-dice uno revolviéndose el pelo negro al igual que los ojos.
-Yo Kevin-dice sonriendo el de pelo castaño claro.
-Yo Mery...-dice Maria roja por los nervios.
-Yo soy Adam- dice el de pelo rubio claro con indiferencia.
-Eso, animaos a jugar anda...-dice Josh sonriéndonos.
-¿Por equipos?-pregunto.
-Vale-dice Josh.- a ver... Somos impares.
-No, jugad sin mi-dice Maria.
-No seremos muy duros lo prometemos...-dice Kevin con una media sonrisa. Adam resopla.
-No es eso, es que no tengo ganas de verdad.-dice.
-Vamos... -le digo a Mery.-no seas sosa.
Al final terminamos jugando tres contra cuatro, repartimos los grupos, me tocó a mi sola con Josh y Adam; Mery, Marina, Kevin y Alex estaban en el contrario.
Todos eran bastante simpáticos menos Adam que no dejaba de quejarse porque decía que no sabía jugar. Al final perdimos y me miró enfadado.
-Por tu culpa...-dice frunciendo el ceño. Arqueo una ceja.
-Relájate es un estúpido juego...-dice Josh.
-No, déjale hablar.- digo sonriendo.-¿Qué quejas tienes?
Se quedo callado unos segundos pero después me tiró el balón con fuerza, pero lo atrapé.
-¿Qué mosca le ha picado?-pregunto.
-El es así...-dice Kevin.
-Que simpático- dice Marina.
-Tenemos que irnos, ya vamos tarde los monitores nos esperan.-dice Mery señalando su reloj.
Me muerdo el labio, no quiero irme tan pronto.
-Escuchad-dice Alex.-veniros esta noche a nuestras cabañas.
-Tenemos monitores...-digo con un suspiro.
-Pues esperáis a que se duerman y os escapáis-dice Josh quitándole importancia.-dime tu número y os llamo para que vengáis.-me dice, se lo dicto y nos despedimos.
Nos vamos intentando no saltar de alegría. Cuando llegamos a las cabañas las otras están ya hablando con Ben, Jake y Austin.
-A buenas horas...-dice Meredith con una sonrisa.
-Lo sentimos... Se nos pasó la hora-dice Maria.
-Está bien-dice Austin.-vamos a comer.
No me había dado cuenta del hambre que tenía hasta ahora, fuimos al comedor y me pedí una ensalada de pasta y una manzana.

Terminamos de comer y volvimos a las cabañas.
-¿Queréis ir a la piscina?-pregunta Jake.
-Siiiiii-decimos yo y Marina a la vez mirando mal a María.
-Vale-dicen Alice y Meredith.
-Pues vamos a cambiarnos y ahora os recogemos- dice Jake.
Abro la cabaña y entramos como fieras a coger el bañador.